Erradicar el racismo, ¿un desafío para la educación universitaria?


Erradicar el racismo, ¿un desafío para la educación universitaria?


miércoles, 3 de junio de 2020

La educación es considerada como un instrumento privilegiado de transformación social. Sin embargo, esta debe ir acompañada por una necesidad de cambio social y cultural.



El desarrollo social, cultural y político necesita la participación activa de la propia comunidad para erradicar aquellos actos de desigualdad. Históricamente minorías segregadas (raza afrodescendiente, inmigrantes, pueblos originarios, entre otros) han ido ganando terreno y derechos, paradójicamente cercenados para algunos, que persiguen una sociedad más justa e igualitaria.

En los últimos tiempos hemos presenciado manifestaciones y protestas en contra del racismo y las desigualdades sociales en diferentes puntos del mundo. Actualmente podemos mencionar las que ocurren en diversas ciudades de Estados Unidos a causa de la muerte, en manos de la policía, de George Floyd. Y si nos referimos a la Argentina podemos mencionar las manifestaciones y protestas de los pueblos originarios, por decir algunas.


¿Qué aporta la educación?

La educación superior es un factor determinante de transformación social. La formación académica podría servir como instrumento para superar la violencia, el racismo y avanzar en el desarrollo de una sociedad. El principal reto para las universidades sería lograr transformar sus instituciones y la sociedad en la que se encuentran insertas.

Las universidades como formadores del conocimientos, podrían fomentar profesionales con conocimiento en temáticas de desigualdad social y racismo. Las instituciones podrían formar estudiantes con conciencia social en algunas de las carreras involucradas directamente la búsqueda de la igualdad social como:
Las desigualdades sociales son un fenómeno que se manifiesta en los vínculos sociales cotidianos y en las instituciones. Como reflejo la sociedad, el racismo también se manifiesta en las universidades, aunque, es aquí, entre otros espacios, donde se gestan las luchas para combatir estos flagelos sociales. 

En Argentina ejemplos como el de la Universidad Nacional Tres de Febrero, en alianza con Unesco, y su cátedra Educación Superior y Pueblos Indígenas y Afrodescendientes en América Latina; los programas para pueblos originarios de la Universidad Nacional de Rosario, Universidad Nacional del Nordeste, Universidad Nacional de Cuyo, entre otras y el Programa para la Mejora de la Inclusión Educativa del Ministerio de Educación son algunos ejemplos del camino a seguir.

Las universidades no solo deben reducir su labor a programas que incluyan a personas indígenas, afrodescendientes o minorías vulneradas. Las instituciones deben, primero desde adentro, y luego hacia afuera cultivar el conocimiento que busque erradicar las desigualdades sociales y pregone una sociedad mas justa y equitativa. 




Solicita Información Sobre Precios, Fecha de Inicio y Modalidad de Cursado



Al solicitar informes autorizo a estudiaradistancia.com.ar, a sus dependientes, subcontratados o asociados a contactarme para asesorarme en relación a propuestas educativas relacionadas con cualquiera de las alternativas existentes en el territorio argentino.